La gallina de los huevos de oro

18 11 2013

¿Quieres saber cómo ocurrió el «triunfo de la oposición cubana» al que se refirió Guillermo Fariñas en su andar por los Estados Unidos?

Formidable muestra la suya de skill político: coge a dos infelices representantes de la disidencia cubana, Berta Soler y Guillermo Fariñas (por lo demás, negros), y los utiliza como plataforma de la nueva política americana hacia Cuba. Cero embargo. Cero invasiones. Cero arrancaderas de cabezas cuando triunfen.

Formidable muestra la suya de skill político: coge a dos infelices representantes de la disidencia cubana, Berta Soler y Guillermo Fariñas (por lo demás, negros), y los utiliza como plataforma de la nueva política americana hacia Cuba. Cero embargo. Cero invasiones. Cero arrancaderas de cabezas cuando triunfen.

 
Por Norberto Fuentes*

De acuerdo a la lectura que nos permite El Nuevo Herald, Barack Obama acaba de dar las últimas paletadas de tierra sobre la tumba de los mercaderes de la contrarrevolución cubana.
Formidable muestra la suya de skill político: coge a dos infelices representantes de la disidencia cubana, Berta Soler y Guillermo Fariñas (por lo demás, negros), y los utiliza como plataforma de la nueva política americana hacia Cuba. Cero embargo. Cero invasiones. Cero arrancaderas de cabezas cuando triunfen. Lee el resto de esta entrada »





El Duende en La Habana

16 11 2013

lh

Por El Duende

Acabo de arribar a la capital cubana en misión especial periodística como es mi costumbre hacerlo de vez en cuando para mejor informarme del acontecer cubano y para que allá en el Miami revuelto y brutal plagado de mentiras no me hagan cuentos sobre una realidad cambiante y compleja , que solo conocen y entienden aquellos que viven en la isla o quienes como yo la visitan con frecuencia.

De entrada les diré que aquí en La Habana el tema de los llamados “Disidentes” no se habla por ninguna parte. De que el “Coco” Fariñas y la señora Berta Soler estuvieron en una actividad política del Partido Demócrata al cual asistió el Presidente Obama en la casa de Jorge Mas Santos para recaudar dinero con fines electorales a favor del Partido Demócrata es algo que a nadie le “paró bola”, como dicen los venezolanos. A la inmensa mayoría de los cubanos les importa un bledo lo que hagan esos “Disidentes» porque cada quien está en lo suyo tratando de darle soluciones a sus problemas y poco les puede importar que esa gente los resuelva a su manera, cogiéndole una “tierrita” a los americanos aunque por supuesto esta no sea la manera más digna y patriótica de buscarse la vida sin trabajar. Lee el resto de esta entrada »





Fabricar pretextos

16 05 2011

 EDITORIAL DEL PERIÓDICO GRANMA
(CubaDebate)

diario GranmaLa Revolución Cubana ha sido objeto de cientos de campañas de desinformación, generalmente orquestadas por el gobierno norteamericano, con la complicidad de aliados europeos y el concurso de las poderosas fuerzas e intereses que controlan los emporios mediáticos, pero no han podido desviar a los cubanos de sus ideales de independencia y socialismo, ni confundir a los pueblos del planeta que, pese a todo, descubren con su sabiduría e instinto dónde está la verdad. Son campañas sin límites políticos ni éticos que chocan con la fuerza moral de Cuba y solo manchan a sus autores.

La más reciente, que provino de sus “multipremiados” informantes, se desinfló en 72 horas. Los políticos mentirosos, los medios de prensa que calumniaron por interés político y los periodistas que reportaron un hecho que no existió, sin intentar una mínima confirmación, no debieran tener impunidad. Por lo menos, deberían confesar el error y pedir excusas a la familia cuyo duelo no respetaron.

Curiosamente, todos ellos callan ante el millón de muertos civiles en Iraq y Afganistán a los que definen como “daños colaterales” y ante las ejecuciones extrajudiciales con aviones no tripulados en países soberanos.

Guardan prudente silencio ante el uso de la tortura, apañan la existencia de cárceles norteamericanas secretas en Europa, impiden la investigación de los crímenes cometidos en Abu Ghraib y la Base Naval de Guantánamo, que se usurpa a Cuba, y de los vuelos secretos de la CIA con personas secuestradas en otros Estados.

Tampoco se conmueven ante la forma brutal en que los gobiernos en Europa descargan en los más pobres y en los inmigrantes las consecuencias de la crisis económica. Miran a otro lado, cuando se reprime con inusitada violencia a desempleados o estudiantes en esas sociedades opulentas.

Sin embargo, andan a la caza de pretextos para denigrar a Cuba. Y a falta de estos, los fabrican.

Con toda desvergüenza, pujaron por convertir una pancreatitis en un asesinato político; una justificada detención policial de menos de tres horas por alteración del orden, sin el menor uso de la fuerza, en una golpiza mortal; una persona con antecedentes delictivos, sancionada a dos años de privación de libertad por delito común, en un disidente político, víctima de larga condena.

El pueblo comparte la protesta de la familia cuyo dolor se ofende y la indignación de los médicos a quienes prácticamente se acusa de complicidad en un homicidio. El mundo conoce sobrados ejemplos de la vocación humanística de nuestros médicos, quienes no han escatimado energías y a riesgo de sus propias vidas han prestado y prestan sus servicios en todos los continentes.

Lee el resto de esta entrada »





El «disidente» contra la terca Cuba

9 07 2010

 Foto Calvo OspinaPor Hernando Calvo Ospina
 
(Tomado de Rebelión)


Despuntaba la década de los noventa y el sistema socialista en los países del este europeo se vino abajo. Feliz, el capitalismo salvaje fue ocupando su lugar.
Cuba, que había sido su aliada, quedó solita. Revolución terca, insistía en que su camino era el socialismo. Estados Unidos y demás países capitalistas dirigieron contra ella toda la estrategia de guerra psicológica y de propaganda. El dinero fluyó y los «disidentes» se multiplicaron a borbotones.
Aunque Cuba tenía cierta experiencia en lidiar con estos casos fabricados, lo que se le vino encima podría quedar en los libros de record.
Cada día los «disidentes» se alquilaban para que desde Miami, Washington, o cualquier capital europea, se armaran campañas contra la Revolución en su nombre. Hasta se rentaron para que el bloqueo económico se endureciera. Mientras ellos podían comprar con los dólares de pago, menos había para comer en el plato del vecino. Sus hijos iban a la escuela bien desayunados, y los demás niños vieron bien reducida la cantidad de leche. Aún así, los «disidentes» siguieron aprovechando lo que la Revolución trataba de mantener gratuito para todos, empezando por la asistencia médica.
Llegó el año 2000 y el tiempo siguió pasando. La economía mejoró. Hasta los expertos del Banco Mundial se quedaron sin entender cómo había sido posible. No podían concebir que la unidad y la fe en un sueño hacen milagros.
El objetivo estratégico de hundir a la Revolución del Caribe no se ha podido lograr. Daño, eso sí los «disidentes» se han prestado para hacer a esa inmensa mayoría de cubanos fieles a la Revolución. Aún así, ayer como hoy, sin ser torturados ni desaparecidos, menos asesinados, cada nuevo personaje «disidente» ha ido pasando de moda. La falta de apoyo popular es el talón de Aquiles, de ellos y de quienes pagan. Su gran enemigo es no existir abismo entre dirigencia y pueblo.
Al interior del Partido Comunista cubano existen muchos disidentes (sin comillas). Es normal, es humano. Porque disentir es no estar de acuerdo con algo. Se disiente con la esposa, en el tono que sea. Otra cosa es ir donde la vecina y unirse con ella para hacerle la guerra a la esposa. Eso es traición. Y es lo que ha visto, día a día, el pueblo cubano: Los que en el ámbito internacional se les llama «disidentes», están aliados con el enemigo, Washington, que quiere comerse su soberanía a picotazos.
Una revolución es un proceso creativo. La Revolución cubana casi partió de cero, aprendiendo todo. Innovando en casi todo. Es lógico que entre sus creadores no todos estén de acuerdo con algún color de esa obra en construcción. De suerte es así, de lo contrario no se estaría avanzado. Disienten, no se venden.
Los «disidentes» siguen siendo ese producto de exportación para dañar la imagen de la Revolución. Para que la presión política internacional actúe. Ninguno encuentra algo bueno de la Revolución. Son la muestra del hijo desagradecido. Les enseñó a leer, escribir, a ser intelectuales, científicos, médicos, maestros. Y hasta les enseñó a criticar. Como los cuervos, solo quieren ayudar a sacarle los ojos. Y sólo por unos dólares, unas letras en la prensa internacional y unas ovaciones de los enemigos de su nación.
La prensa internacional. Ésta ha tenido un papel protagónico. Es la única que se acuerda de ellos en Cuba. De cualquier malacara hace una noticia. Está en la primera trinchera, como en la guerra que es. Además de «atenderlos», y esperar la muerte de Fidel o Raúl, no se sabe qué más hace esa cantidad de corresponsales extranjeros en esta isla. Cuba está entre los países del mal llamado Tercer Mundo a los que esta prensa da tanta prioridad.

Lee el resto de esta entrada »