Donde existe verdadera libertad religiosa

12 01 2018

 

Iglesia ortodoxa rusa, de La Habana, uno de los novedosos modelos de las instituciones religiosas en la Cuba del siglo XX. / FOTO Tomada de internet

Por Manuel E. Yepe
(Tomado de Rebelión)

Una de las muchas mentiras sobre Cuba entronizadas en las mentes de muchos estadounidenses y, en alguna medida, en las de los ciudadanos de aquellos países donde la influencia de los medios de prensa y cultura estadounidenses es fuerte, es la de que en la Isla no existe libertad de culto.

Es cierto que el triunfo revolucionario contra la dictadura de Fulgencio Batista, en 1959, abrió paso a un proceso tumultuoso que tocó todos los ámbitos del país y tuvo un efecto secularizador de la sociedad por su carácter renovador de muchas costumbres, tradiciones y la cultura en general.

Tras cuatro siglos de colonialismo con el catolicismo como la religión oficial, surgió en Cuba una seudorepública bajo protección y control de Estados Unidos, en la que la sociedad cubana, de hecho, conservó el mismo signo confesional en la mitad inicial del Siglo XX. Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




La estatura de Fidel

8 12 2017

Por Antonio Rodríguez Salvador

Si reza el adagio: “uno se mide por el tamaño de sus enemigos”; y si ese enemigo no es cualquier pandillero o matón de barrio, sino el más grande asesino en la historia de la humanidad: responsable de millones de muertes en todo el planeta, depredador nato, habituado a imponer sus caprichos en cualquier confín; dueño de las más sofisticadas armas y equipos y redes de espionaje y cuanto artilugio o sistema de dominación se pudiera soñar; y si ese odio que te profesa es tan ciego y perverso que no solo quiere verte reducido a polvo, sino también asesinar tu legado y ejemplo: por eso te difama y tergiversa y trata de ridiculizar lo que digas, donde quiera que lo digas, sea cuál sea la cosa que digas, pues cree que suya es la única palabra, y suyo también el oficio global de juez y fiscal y verdugo; y en nombre de ese poderío no solo trata de matarte una, o diez, o cien veces, sino seiscientas treinta y ocho: una cacería fanática por todo el mundo, año tras año, minuto a minuto, empleando para ello cuantos medios y mañas quepan en la imaginación; lo cual no ha sido su único empecinamiento, pues a esto habríamos de sumarle invasiones, amenazas nucleares, sabotajes, terrorismo, e, incluso, la pretensión de que sea tu propio pueblo quien te linche: verdadero objetivo del cerco económico con que aprieta la vida para que cunda la queja, el desánimo, el repudio, cosa que al final, también ha sido vana ilusión; grave menoscabo para quien se estima mano derecha de Dios; y si tú, Fidel, también nos enseñaste que vencedor no es solo quien derrota al adversario, sino quien sobre todo se supera a sí mismo: pues poderosa ha sido esa convicción tuya de que no hay fuerza capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas; dime entonces, Fidel, ¿a cuántos siglos de altura se eleva tu tamaño?: tú que fuiste al futuro y regresaste para contarlo, a cuántos milenios se encumbra, porque es en la historia que lo trasciende como mejor se mide la estatura de un hombre.

Fuente: http://www.lajiribilla.cu/articulo/la-estatura-de-fidel





Juan Miguel González: “Fidel tenía a Elián como su hijo”

1 12 2017

Una entrevista a Juan Miguel González, padre del entonces niño Elián González, quien narra la batalla que en esos meses tuvo lugar en Cuba comandada por el Comandante en Jefe Fidel Castro, recuerda la consagración de este en la entrega a su padre del niño Elián.
(Tomado de Cubadebate)
Por Enrique Ojito

 

Fidel también llegó a considerar a Elián como un amigo. Foto: Archivo.

Hace 18 años, Juan Miguel González tuvo frente a frente por primera vez al líder cubano, quien comandaría a partir de ahí una batalla sin precedentes para poner fin al secuestro del niño Elián González en Miami, Florida.

—¡Al suelo! ¡Al suelo!

Los gritos de los agentes federales, armados hasta los dientes, sacan de un tirón de la cama a los parientes de Elián González Brotons. Donato Dalrymple, quien dormía en el sofá de la casa en la Pequeña Habana, en Miami, sale de estampida y toma al niño, ajeno completamente a lo que sucedía. Sorprendidos, todos corren de un lado a otro.

Nada ingenuo, Donato intenta refugiarse con el muchacho en el clóset atiborrado de un dormitorio, cuya puerta casi se viene abajo al irrumpir miembros del comando.

—¡Dame al niño! ¡Dámelo!, le reclaman.

El hombre se resiste al inicio. Sin opción, le entrega a Elián a una agente, aparecida de pronto. En una carrera milimétricamente pensada, la mujer lo rescata de la vivienda de Lázaro González, tío abuelo del menor, entre dos filas de uniformados.

Es poco después de las cinco de la mañana del 22 de abril de 2000. En 154 segundos se dirime el secuestro. Por más de cuatro meses y medio, la mafia cubano-americana de la Florida estuvo negada a devolverle el hijo a su padre Juan Miguel González Quintana.

El 25 de noviembre de 1999, Elián había sido encontrado desfallecido sobre una cámara de neumático en medio del océano, frente a Fort Lauderdale, luego de dos días a la deriva y de que la embarcación rústica donde viajaba ilegalmente hacia Estados Unidos, llevado por su madre Elizabeth Brotons, naufragara con la consiguiente pérdida de la casi totalidad de sus tripulantes. “Me quedé dormido; cuando volví a abrir los ojos, no vi a nadie, no vi a mi mamá”, relataría años atrás.

A idea limpia

 

Juan Miguel: “Fidel no dejó de apoyarme”. Foto: Arelys García/ Escambray.

 

Cuando Juan Miguel apenas olió la trampa que le empezaban a urdir en Miami, solicitó ayuda al Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (Minrex) para que tramitara ante las autoridades de EE.UU. el regreso de su hijo Elián.

Han transcurrido 18 años. No necesitamos recordárselo al padre, quien nos acoge en Cárdenas, Matanzas, con una familiaridad de antaño. “No tendrán pérdida; la casa queda frente a la bicicleta”, nos advirtió previamente por teléfono. Y ahí, delante, ya veíamos el monumento de alambrón y cabilla, parqueado en el centro de la Calle Real, bautizada así desde la colonia. Lee el resto de esta entrada »





“Laureles y Olivos”, una nueva canción de Raúl Torres para Fidel

25 11 2017

 

Fidel Castro en 1964.

Cuando ya se cumple un año de su partida física, de nuevo el trovador cubano Raúl Torres se inspira en el eterno Comandante en Jefe, y echa a volar su poesía tal como lo hizo cuando este desapareció físicamente, y le salió del alma Cabalgando con Fidel

 

Concierto de Raúl Torres en el Teatro Mella, sábado 18 de noviembre de 2017. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

Laureles y olivos es la nueva canción de Raúl Torres. Aquí les va la letra:

A un año de ausencia, “mi viejo”

tu llama en el pecho es tan fuerte

que creo que soy una suerte de voz

con clara directriz.

Veré cómo crecen tus nietos,

les contaré tus historias, tus retos.

Pero me resulta difícil

contarles sin tu imagen tan pura

esculpida por manos, ternura,

en los parques al lado de Martí.

Contarles cómo el zambrán ceñía los sueños

Cómo tu gorra es un astro del cielo.

Fuente: http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/11/24/laureles-y-olivos-una-nueva-cancion-de-raul-torres

 

 





El guerrero de la lucidez

16 08 2017

Moltó transita a otra dimensión. Y qué privilegio el de quienes le acompañamos en sus batallas porque el periodismo revolucionario no se deje arrebatar el filo y la seducción, la garra y la voz propia, sin mediaciones burocráticas

Por José Alejandro Rodríguez
Tras un combate frontal contra lo inexorable, Antonio Moltó Martorell partió a la galaxia de la memoria colectiva, impulsado por el cariño y la admiración de tantos periodistas. Se nos fue el guerrero, el líder formal e informal del gremio, para quedarse en la inspiración y el emprendimiento de muchas redacciones. En la cuartilla inconforme y el talante soñador.
Moltó transita a otra dimensión. Y qué privilegio el de quienes le acompañamos en sus batallas porque el periodismo revolucionario no se deje arrebatar el filo y la seducción, la garra y la voz propia, sin mediaciones burocráticas. Qué suerte haciendo radio y hablando claro con su voz señera. Qué bendición la suya, para que el compromiso político del periodista no desemboque en propaganda ni en apegos y mímesis institucionalistas. Lee el resto de esta entrada »





Como un rascacielos

11 08 2017

 

La página primera de una de las ediciones de Vanguardia.

 

El periódico Vanguardia, de Villa Clara, la provincia más central de Cuba, está inmerso en su 55 cumpleaños. Y cada uno de nosotros, los que aquí trabajamos, nos sentimos también celebrando nuestro onomástico. Pero no solo disfrutando de las numerosas actividades que al efecto se han organizado, sino pensando mucho en el camino recorrido, en lo que queda por hacer para mejorar nuestro semanario, que antes del período especial que nos impusieron, fue diario. Claro, ahora, tenemos nuestra edición digital, que antes no existía. Para evocar este acontecimiento, he aquí una crónica de nuestra compañera Mercedes Rodríguez, que hace un recorrido por los diferentes momentos de nuestra publicación. Y ahora seguimos celebrando para refrescar las neuronas, para acercarnos cada  vez más a la perfección que todos perseguimos y a la que nunca se llega.

Por Mercedes Rodríguez (periódico Vanguardia)

Desde su nacimiento, el 9 de agosto de 1962, Vanguardia celebra los cumpleaños de acuerdo con las circunstancias, recursos materiales y voluntad de sus directivos y dirigentes —que los ha tenido entusiastas y apáticos—, pero sobre todo en dependencia de la «redondez» de los aniversarios. De modo que el de este miércoles debería transcurrir «por todo lo alto», que no quiere decir exactamente a la altura de dos pisos que levanta el edificio en Céspedes No. 5 e/ Plácido y Maceo.

Vanguardia nació cuando yo tenía 10 años, pero lo conocí a los 23. Me enamoré de él a primera vista. Los dos estábamos en plena lozanía. Él, noctámbulo y ruidoso a más no poder, me atrapó todo el tiempo — ¡tanto ya!— que en un antológico poema debí reconocer cómo «en cada cuartilla he dejado un poco de ser madre». Ello, después que le di la espalda como secretaria y junto con él me fui haciendo periodista, que lo soy más de práctica y trastazos, que de tesis y academia, conseguidas a más corto término.

Desde entonces a la fecha, cuánta historia registrada en la memoria de quienes aún estamos con la mente ágil y, de espaldas al calendario, llevamos con dignidad y orgullo frunces, presbicia, alopecia, canicies, cardiopatías, distensiones y adiposidades. Y cero nostalgias, cero evocaciones con ánimo de asentar que cualquier tiempo pasado fue mejor, que 20 años no son nada… /«Que febril la mirada/ errante en las sombras/ te busca y te nombra…/»

Sí, porque las melancolías y las morriñas en lugar de entonar los ánimos, quiebran el espíritu y constriñen la alegría. Otra cosa sería la necesidad de no olvidar ni desaparecer de un plumazo lo que fue, lo que fueron e hicieron los predecesores, nuestros muertos lejanos, o los que partieron hace apenas unos años, de pronto, sin muchas señales previas. Entonces ¡sí!, como dice el tango gardeliano «Con el alma aferrada /a un dulce recuerdo…/». Pero hasta ahí, que como canta Tony, el trovador cubano, «los que no son iguales son los tiempos».

 

El colectivo actual de Vanguardia celebra el cumpleaños 55 de su publicación.

Claro, en 55 años Vanguardia ha modificado el rostro en varias ocasiones y hasta una vez, con el «naranja», perdió su identidad. Largo sería un recorrido a los orígenes, un camino de ida y vuelta por el laberinto de las palabras a través de su existencia. Descarto pues el viaje a la semilla y me afianzo en los frutos, que ahora crecen de diferentes colores, olores y sabores a cuando lo conocí de cerca y me enamoré para siempre del papel y la tinta, que ahora es también web e internet, donde se le ve bien, y dinámico. Lee el resto de esta entrada »





Etecsa y las promociones de la discordia

17 04 2017

 

Ilustración: Martirena

En las promociones de recarga de telefonía móvil, la reducción se ha vuelto una tendencia

Por Laura L. Blanco Betancourt

(Tomado del periódico Vanguardia, de Villa Clara, Cuba)

Etecsa se ha vuelto la comidilla de la gente. Ya no por la habitual ineficiencia en parte de sus servicios, ni por las justificaciones tardías ante esos problemas.

Lo que se comenta ahora en los medios de prensa digitales, en las redes sociales, en la calle, tiene que ver con las promociones de recarga de telefonía móvil, donde la reducción se ha vuelto una tendencia en los últimos tiempos.
Podríamos decir que hubo un momento de holgura, en el pasado. Primero, con aquellas recargas desde territorio nacional que duplicaban el saldo si ponías 20 CUC al móvil, las que acompañaban la activación de una línea, o la época gloriosa de los 20 CUC provenientes del exterior, por los cuales obteníamos otros 30 CUC de «regalo», sin tantas presiones de tiempo para consumirlos.

Pero parece que el incremento de los usuarios de la telefonía móvil, o una iniciativa para eliminar ilegalidades vinculadas a las vías de ingreso del dinero, o algún estudio mercantilista —o todos juntos—, aconsejaron a Etecsa reducir las cuotas de ganancia para los clientes. Lee el resto de esta entrada »