¿Quién es Miguel Díaz-Canel, nuevo presidente de Cuba?

19 04 2018

 

Es el primer líder cubano nacido después de la Revolución en alcanzar el puesto de presidente del Consejo de Estado. | Foto: cubadebate.cu

Díaz-Canel ha mantenido una participación activa en diversas organizaciones que impulsan el desarrollo social nuestra isla caribeña.

Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez fue electo este jueves como presidente del Consejo de Estado de la República de Cuba, tras la instalación de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Díaz-Canel nació el 20 de abril de 1960, en la ciudad de Placetas de la provincia Villa Clara (centro). En 1982 obtuvo el título de ingeniero en electrónica e ingresó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) en 1985.

Fue profesor en la Universidad Central de Las Villas. En 1987 forma parte de la dirección de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) de la institución, organización política de la juventud del país.

Tras cumplir una misión internacional en Nicaragua, en 1989 ejerció varias funciones en la UJC, fue primer secretario del Comité Provincial en Villa Clara y segundo secretario de su Comité Nacional.

Comenzó su labor como cuadro dentro del Partido Comunista de Cuba (PCC) en 1993. Fue elegido primer secretario del Comité Provincial en Villa Clara y en 2003, ocupó el mismo cargo en la provincia de Holguín (oeste). En ambos puestos realizó un destacado trabajo como dirigente partidista.

En mayo de 2009 fue designado ministro de Educación Superior, espacio desde donde impulsó nuevos planes para transformar el sistema educativo cubano. Luego, en 2012, asume como vicepresidente del Consejo de Ministros.

Un año después, el 24 de febrero, fue nombrado vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros. En sus declaraciones ante los medios ha reiterado la importancia de defender el poder popular para impulsar el desarrollo del país.

Fuente: https://www.telesurtv.net

Anuncios




El abrazo

19 04 2018

Una foto histórica: el relevo de la nueva generación en la presidencia de Cuba. Y ahora, ¿qué dirán nuestros adversarios? ¿Se pondrá fin a la cantaleta supergastada de si los hermanos Castro se adueñaron del poder en  Cuba?                       

El General de Ejército Raúl Castro Ruz abraza a Miguel Díaz-Canel una vez propuesto como candidato a Presidente del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros de la República de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Por Arleen Rodríguez Derivet
(Tomado de Cubadebate)

Miguel Mario Díaz Canel Bermúdez es el nuevo Presidente de Cuba y la noticia, aún antes de ser refrendada por la Asamblea, convirtió su nombre en tendencia mundial en Twiter.

Lo que no podría contar ningún tuit es la emotiva trascendencia del acto, la significación del abrazo del líder de la generación histórica a quien ni siquiera era un proyecto de vida cuando él organizaba el más grande frente guerrillero en el oriente cubano.

Como tampoco podrían reducirse a cierta cantidad de caracteres, los méritos y la emoción del hombre, 29 años más joven, que le devuelve el abrazo con un respeto que lo ilumina.

Ha hecho bien la nueva Asamblea en abrirse a la señal en vivo de los medios, en todos sus actos, incluidos aquellos que antes transcurrían solo puertas adentro. Sus decisiones importan mucho. Y, aunque dure sólo un instante, el abrazo de Raúl a Díaz Canel, dice más que las breves biografías, sin matices humanos, por las que los diputados saldrán a votar minutos después.

Hay, antes, una callada expresión de grandeza en la humildad del jefe de Estado que termina su segundo mandato con el más alto reconocimiento de su pueblo y se comporta como el más sencillo diputado: de pie, mostrando el certificado a la oficial de sala, como si ella no supiera quién es. Luego vamos a enterarnos de que ni siquiera integrará el nuevo Consejo de Estado. Alguien hará notar que Fidel lo hizo igual. Y es cierto. Así se despiden los Castro, de los que tanto blasfeman sus adversarios.

Raúl, que conserva, por decisión del último Congreso del Partido, el cargo de Primer Secretario de la organización que nuclea a la vanguardia revolucionaria, abre, con la dejación voluntaria de la Presidencia, el camino a una imprescindible reforma de la Constitución, que refrende el ejercicio de compartir, más que dividir, responsabilidades políticas y gubernamentales.

Pero su decisión personal, voluntaria e irrevocable, no debe pasar inadvertida. Es preciso asomarse al mundo y anotar las diferencias. No hay aquí dos o más candidatos cruzándose invectivas y descalificaciones. No hay show de debates televisivos con encuestas al instante, que inclinen las simpatías hacia el que tenga más dinero y mejores asesores de imagen. No asistimos a una renuncia por presiones del exterior, impopularidad o sanción. Raúl se despide, pero no abandona. Desde la más alta responsabilidad política, está donde el pueblo y los nuevos gobernantes lo necesitan. Donde la historia lo puso.

Y con su abrazo a Díaz Canel en el instante en que le nombran candidato para el cargo que sólo dos históricos ocuparon antes, la continuidad se corporiza.
Fuente: http://www.cubadebate.cu/opinion





El beisbol como alegoría, ese patrimonio inmaterial de la nación

3 02 2018

 

Encuentro Granma vs. Las Tunas.

 

 

Por Norberto Codina 

(Tomado de La Jiribilla)

En los albores de la segunda intervención norteamericana, hace más de un siglo, siendo Almendares campeón de la liga, y Regino García ―jugando por el Fe― líder de los bateadores, el periodista deportivo Rafael Conte, que publicaba en la prensa bajo el seudónimo de Squeeze ―recordemos la audacia alegórica del squeeze play―, en su prólogo a El Base Ball en La Habana, Matanzas y Cárdenas. 1878-1907 de Raúl Diez y Muro, escribe estas provocadoras palabras, no exentas de sorna:

 

¡Base Ball! ¡El señor Diez ha escrito una obra consagrada al base ball!… ¡Cuánto envidio al señor Diez! Y ¿sabéis por qué? Pues es muy sencillo: porque todos los imbéciles de La Habana, al enterarse de que ha publicado un libro dedicado única y exclusivamente á nuestro gran deporte nacional, se burlarán de él. Y no hay nada en el mundo que yo envidie tanto como las sonrisas desdeñosas y hasta el odio irreconciliable de los imbéciles.

Ese enfático y antiguo reclamo de escribir sobre la pelota criolla tiene hoy una particular vigencia, cuando nuestro beisbol atraviesa un desafortunado período. Resulta que para los cubanos la pelota es un asunto demasiado serio, y los que algo sabemos de lo que sucede en los terrenos y sus inabarcables alrededores estamos convencidos que la solución a esta prolongada crisis pasa por muchas coordenadas, incluyendo, por supuesto, las culturales. [1]

Foto: CubaDebate

En noviembre de 2014 tuvo lugar en el salón Adolfo Luque, del emblemático estadio Latinoamericano, el Coloquio Nacional Museo y Salón de la Fama del Beisbol Cubano: de la utopía a la realidad, con el auspicio del INDER y el impulso de un nutrido grupo de entusiastas a los que se sumó casi un centenar de cronistas, periodistas, historiadores y demás conocedores de nuestro pasatiempo nacional, que representaron desde Baracoa hasta Minas de Matahambre a toda una multitud de seguidores en el archipiélago. Lee el resto de esta entrada »





La réplica de la estatua ecuestre de José Martí

25 01 2018

Ha llegado, procedente de Nueva York, para ser emplazada en el parque Plaza 13 de Marzo, en La Habana Vieja.
La estatua original ha estado situada desde 1950 en el Parque Central de Nueva York, se debe a la artista plástica Anna Hyatt Huntington (1876-1973) y está situada en la Avenida de las Américas, del Parque Central de Nueva York, junto a las esculturas de los próceres latinoamericanos Simón Bolívar y José de San Martín.
Se trata de una imponente escultura con un peso de tres toneladas y 5.67 metros de altura transportada por una nave procedente de los Estados Unidos, que la entregó en la Zona Especial de Desarrollo del puerto del Mariel.
La obra refleja la caída del héroe cubano en Dos Ríos el 19 de mayo de 1895, y pretende patentizar la amistad entre los pueblos de Estados Unidos y Cuba.
Forjada en bronce y esculpida en Filadelfia, tal pieza es el fruto de la generosa contribución de cubanos y estadounidenses que lograron reunir el dinero suficiente para la realización e instalación de la réplica.





Picadillo de león

18 01 2018

Precisamente, eso fue lo que lograron los Leñadores de Las Tunas anoche cuando protagonizaron un hecho sin precedentes en su provincia en materia de béisbol: nocaut de 10-0 en el séptimo inning al equipo Industriales. De manera que a los leones no volvió a vérseles en cámara, y ello ha llevado a comentarios acerca de si los Leñadores, hacha en mano, hicieron picadillo de león.

Ahora los tuneros tendrán que vérselas en la final con los Alazanes de Granma, mas con la inspiración que traen los primeros no es descartable su triunfo y que se alcen como los campeones del país. Ahora bien, sea quien sea el ganador, lo cierto es que el cetro quedará en el oriente nuestro, y acá, en el centro de Cuba, estaremos de fiesta frente a los televisores.

El mánager tunero, en una decisión osada, le concedió la bola a Luis Ángel Gómez, un joven que transitó toda la ruta con excelente control y muy bien respaldado por sus compañeros de equipo, los cuales aprovecharon con inteligencia los errores de sus contrarios. Y, por supuesto, una concurrencia sin igual en su estadio con un pueblo que los animó hasta darse el gustazo de la victoria.

Ahora, a esperar para ver si los Leñadores de nuevo utilizarán sus hachas bien afiladas para comerse un picadillo de alazán.

Nosotros, los del centro, disfrutamos esa victoria como nuestra.

Ambos equipos, Industriales y Leñadores, ofrecieron un espectáculo que agradecemos los cubanos, que, a fin de cuentas, somos todos “peloteros” y cada cual lleva consigo sus cualidades de mánager.

¡Felicidades para esos jugadores y para el pueblo de Las Tunas, que lo celebró con ganas de verdad!

Nada, que llevamos la pelota bien enraizada en nuestros corazones.





Donde existe verdadera libertad religiosa

12 01 2018

 

Iglesia ortodoxa rusa, de La Habana, uno de los novedosos modelos de las instituciones religiosas en la Cuba del siglo XX. / FOTO Tomada de internet

Por Manuel E. Yepe
(Tomado de Rebelión)

Una de las muchas mentiras sobre Cuba entronizadas en las mentes de muchos estadounidenses y, en alguna medida, en las de los ciudadanos de aquellos países donde la influencia de los medios de prensa y cultura estadounidenses es fuerte, es la de que en la Isla no existe libertad de culto.

Es cierto que el triunfo revolucionario contra la dictadura de Fulgencio Batista, en 1959, abrió paso a un proceso tumultuoso que tocó todos los ámbitos del país y tuvo un efecto secularizador de la sociedad por su carácter renovador de muchas costumbres, tradiciones y la cultura en general.

Tras cuatro siglos de colonialismo con el catolicismo como la religión oficial, surgió en Cuba una seudorepública bajo protección y control de Estados Unidos, en la que la sociedad cubana, de hecho, conservó el mismo signo confesional en la mitad inicial del Siglo XX. Lee el resto de esta entrada »





La estatura de Fidel

8 12 2017

Por Antonio Rodríguez Salvador

Si reza el adagio: “uno se mide por el tamaño de sus enemigos”; y si ese enemigo no es cualquier pandillero o matón de barrio, sino el más grande asesino en la historia de la humanidad: responsable de millones de muertes en todo el planeta, depredador nato, habituado a imponer sus caprichos en cualquier confín; dueño de las más sofisticadas armas y equipos y redes de espionaje y cuanto artilugio o sistema de dominación se pudiera soñar; y si ese odio que te profesa es tan ciego y perverso que no solo quiere verte reducido a polvo, sino también asesinar tu legado y ejemplo: por eso te difama y tergiversa y trata de ridiculizar lo que digas, donde quiera que lo digas, sea cuál sea la cosa que digas, pues cree que suya es la única palabra, y suyo también el oficio global de juez y fiscal y verdugo; y en nombre de ese poderío no solo trata de matarte una, o diez, o cien veces, sino seiscientas treinta y ocho: una cacería fanática por todo el mundo, año tras año, minuto a minuto, empleando para ello cuantos medios y mañas quepan en la imaginación; lo cual no ha sido su único empecinamiento, pues a esto habríamos de sumarle invasiones, amenazas nucleares, sabotajes, terrorismo, e, incluso, la pretensión de que sea tu propio pueblo quien te linche: verdadero objetivo del cerco económico con que aprieta la vida para que cunda la queja, el desánimo, el repudio, cosa que al final, también ha sido vana ilusión; grave menoscabo para quien se estima mano derecha de Dios; y si tú, Fidel, también nos enseñaste que vencedor no es solo quien derrota al adversario, sino quien sobre todo se supera a sí mismo: pues poderosa ha sido esa convicción tuya de que no hay fuerza capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas; dime entonces, Fidel, ¿a cuántos siglos de altura se eleva tu tamaño?: tú que fuiste al futuro y regresaste para contarlo, a cuántos milenios se encumbra, porque es en la historia que lo trasciende como mejor se mide la estatura de un hombre.

Fuente: http://www.lajiribilla.cu/articulo/la-estatura-de-fidel