La admiración y respeto del Che por Antonio Maceo

13 06 2011

El 14 de junio, la valentía, el pensamiento, la estrategia y la inteligencia unen a dos grandes hombres de la historia, separados temporalmente por muchos años.

                                               foto Maceo y Che
Por Víctor Pérez-Galdós Ortiz, de Radio Rebelde
El Che también patentizó el gran respeto y admiración que experimentó por el bravío luchador independentista cubano Antonio Maceo y Grajales.

El siete de diciembre de 1962 comentó en torno a la vida y la obra de quien suele ser igualmente calificado en nuestra historia como el Titán de Bronce, al hablar en el acto efectuado en El Cacahual con motivo del aniversario 66 de su caída en combate.

Comenzó su discurso destacando la vigencia que le atribuía a Antonio Maceo en ese instante que vivía Cuba tras haber producido unos años antes el triunfo revolucionario.

“Hoy, que estamos en la tarea de la construcción del socialismo en Cuba —afirmó—, que empezamos una nueva etapa de la historia de América, el recuerdo de Antonio Maceo adquiere luces propias. Empieza a estar más íntimamente ligado al pueblo, y toda la historia de su vida, de sus luchas maravillosas y de su muerte heroica, adquiere el sentido completo, el sentido del sacrificio para la liberación definitiva del pueblo.” (1)

Recordó que él no estuvo solo en esa lucha y dijo que fue uno de los tres grandes pilares en que se asentó todo el esfuerzo de liberación del pueblo cubano en el siglo XIX. Y señaló que  él, Máximo Gómez y José Martí, constituyeron las fuerzas más importantes, las expresiones más altas de la revolución de aquella época.

El Che resaltó que Antonio Maceo tuvo dos momentos, los más importantes de su vida: los que, a su juicio,  lo definirían  como hombre y como genio militar.

Y argumentó de inmediato que el  primero de ellos fue, cuando contra todas las corrientes, contra todos los conformismos, contra todos los desesperados  que querían alcanzar algún  tipo de paz después de diez años de lucha, cuando se desintegra el Ejército de Liberación y se firma la Paz del Zanjón, Antonio Maceo expresa la Protesta de Baraguá y, solo, trata de seguir la lucha en condiciones imposibles.

Y al calificar este significativo hecho protagonizado por Antonio Maceo, el 15 de marzo de 1878, el Che planteó lo siguiente: “Y la Protesta de Baraguá fue el último intento de un espíritu noble por continuar una lucha a la cual ya venía dedicado desde 10 años antes.” (2)

Para el Che el otro momento crucial en la vida de Antonio Maceo tuvo lugar entre octubre de 1895 y enero de 1896 cuando él realizó la histórica invasión desde Oriente hasta la provincia más occidental de Cuba, Pinar del Río.

La guerra por la independencia de Cuba se había logrado reiniciar el 24 de febrero de 1895 y en el transcurso de los meses  y tras las primeras batallas y combates, entonces se preparó, al decir del Che, la segunda de las hazañas definitorias de la vida de Maceo: la Invasión.

Acerca de la capacidad de Maceo para haber realizado tal hazaña, el Che precisó en el discurso pronunciado el 7 de diciembre de 1962, en El Cacahual:  “Organizándolas pacientemente, a sus tropas, nutriéndolas con una fuerte caballería, amparados en el escaso poder de fuego de la infantería de aquella época, con movimientos continuos, con marchas y contramarchas, combatiendo sin cesar casi día a día, atacando fulminantemente la mayoría de las veces, resistiendo a pie firme los ataques otras, Antonio Maceo cruzó la Isla de una punta a otra y llevó el fuego revolucionario a provincias que no lo había conocido en la anterior etapa de la guerra de liberación.

“Para hacer esto que hoy se puede referir en pocas palabras, se necesitaba un inmenso poder de organización, una inmensa fe en la victoria y en la capacidad de lucha de sus hombres, y un poder de mando extraordinario para ejercerlo día a día, durante años de lucha, en condiciones extremadamente difíciles…(3)

Lee el resto de esta entrada »





Santa Clara celebra su 321 aniversario

15 07 2010

Por Narciso Fernández Ramírez (Periódico Vanguardia)
 
 Pocas ciudades de Cuba tienen tan rica historia como la Gloriosa Santa Clara, nombre dado a la villa por sus fundadores remedianos.
Nacida bajo un frondoso tamarindo el 15 de julio de 1689, resulta la única urbe del Sitio fundacionalpaís que fuera atacada durante las tres guerras de independencia.
La primera vez, casi estrenaba su condición de ciudad, otorgada por la corona española en los inicios de la década del 60 del siglo xix. Sucedió en 1876, cuando en medio de la Guerra de los Diez Años el general mambí, Manuel de Jesús Calvar, la acometió para ocuparla.
 
                                                                           Plaza de ArmasLuego, el 23 de marzo de 1896, por órdenes del Generalísimo Máximo Gómez, resultó asediada por segunda ocasión. Esta vez, por fuerzas insurrectas al mando del teniente coronel mambí Leoncio Vidal Caro, quien, junto a su ayudante, el Cabo Ramón Brito, resultó muerto en medio de la Plaza de Armas.
Según afirmó años después el propio Gómez, entonces la ciudad pudo caer en sus manos.

Pues su primera intención, al conocer la muerte del valiente subalterno, fue la de arrasarla. Idea que finalmente desechó por el profundo amor que le profesaba a los hijos de esta ciudad.
Ya en 1958, en los días finales de diciembre, la batalla por tomar la ciudad de Santa Clara tuvo visos de leyenda. La genial estrategia diseñada por el Comandante Ernesto Che Guevara, hizo que en solo cinco días cayera en sus manos. 
 
 Parque VidalDe nuevo, la otrora Plaza de Armas, convertida en Parque Leoncio Vidal, en memoria del mambí caído, sirvió de escenario de la cruenta lucha. Todavía hoy, pasado medio siglo, las huellas de la cruenta lucha son visibles en los muros de concreto del Hotel Santa Clara Libre, antiguo Cloris.
Y si ningún otro parque de esta Isla acumula tanta épica, tampoco ningún otra plaza del país sirve de casa gigante a miles y miles de «negritos», esos pajarillos ruidosos, que al finalizar la tarde vienen a dormir en sus frondosas matas.

También Santa Clara tiene a Marta Abreu, su Benefactora. La patriota que más ayudó monetariamente a la causa independentista cubana de fines del siglo XIX. La dama todo corazón y  bondad que donó el emblemático Teatro La Caridad; cuatro lavaderos públicos, un dispensario para niños pobres y el primer alumbrado de la ciudad, por citar solo sus obras monumentales.Marta Abreu
 
  
Y la Gloriosa Santa Clara posee, además, el honor de ser la ciudad cubana del Che. El sitio sagrado donde reposan vigilantes los guerrilleros huesos y adonde cada día los hijos de este laborioso pueblo vienen a ofrecerle resultados y realizaciones concretas.
Todo eso, y más, es la villa que nació hace 321. Fecha ilustre que ningún santaclareño dejará de recordar donde quiera que se encuentre. 

                                                                                                             

                                                                                                                                                             

Memorial Che GuevaraEl jolgorio comenzará con la Diana Mambisa a las seis de la mañana. Cobrará fuerza con el recibimiento de los remedianos en el Puente de La Cruz y ganará su mayor esplendor a media mañana con la realización de la sesión solemne de la Asamblea del Poder Popula, en el emblemático teatro La Caridad.

Memorial II                                                                                                                                                                               No podrá faltar en el cumpleaños de Santa Clara, la siembra del tamarindo 321 a la vera de la Loma del Capiro, adornada con dos enormes banderas: la del 26 de Julio y la enseña nacional; propias de una provincia en 26.

Tampoco faltará la entrega de los premios Fundación de la Ciudad y la realización de un bailable popular en áreas del estadio Sandino, actividad que cerrará el onomástico.
La Gloriosa Santa Clara llega a sus 321 años. Lo hace vestida de rojinegro. Con un pueblo en 26 y orgulloso de vivir en una ciudad cada día más santa y más clara. 





Willy, el joven guerrillero

20 03 2009

 Foto WillyEl pasado sábado 14 de marzo se celebró el Día de la Prensa en Cuba.

Los periodistas villaclareños teníamos como la primera de las actividades Memorial Che Guevaraprogramadas para ese día el cambio de flores en los nichos donde descansan los restos de cada uno de los combatientes que cayeron junto al Che en  Bolivia.

Por residir en Santa Clara, más de una vez he participado en esa ceremonia, y nunca dejará de conmoverme la entrada al lugar y el saber que allí se guardan los restos de hombres de tanta dimensión humana. 

Cada uno de nosotros —gladiolo en mano— debía esperar a que la guía pronunciara el nombre y seudónimo del guerrillero asignado; entonces, colocaba la flor en el nicho correspondiente.

 En mi caso debía depositarla en el del joven guerrillero boliviano Simeón Cuba Sanabria, cuyo seudónimo de guerra era Willy. 

¿QUIÉN ERA WILLY?

  Fue él quien acompañaba al Che cuando ambos fueron capturados. 

Había nacido en 1935 en Itapaya, departamento de Cochabamba, de la Bolivia maniatada.

Su extracción humilde le obligó a trabajar desde niño en labores poco remuneradas en las entrañas mineras, sin apenas estudiar.

En las minas de Huanuni, luego del golpe militar de Barrientos, en un ambiente revolucionario,  comienza a gestarse la conciencia política del joven Cuba Sanabria.

 La situación en las minas bolivianas se tornaba más explosiva, crecía la represión, se producían despidos masivos —de ello fue víctima él también—, lo que determinó diversas revueltas.

El líder minero Moisés Guevara, que era su compañero, le informa acerca de la lucha guerrillera, a la que se incorpora en marzo de 1967.

De él había escrito el Che en su Diario: “[…] su firmeza lo hace un hombre seguro”.

Tenía razón el Che en su valoración acerca de Willy.

Cuando el Guerrillero Heroico fue alcanzado por un disparo en una pierna y su carabina resultó inutilizada, ayudado por el joven boliviano trató de escalar un cerro en el que apenas crecían débiles arbustos.

Fueron detectados por fuerzas bajo el mando del oficial Bernardino Huanca. Fue este hombre quien, con la culata de su fusil, golpeó el pecho del jefe guerrillero y trató de dispararle. Entonces, Willy alzó su voz en un gesto de pura valentía, y con tono autoritario le gritó:

—¡Carajo, ese es el Comandante Guevara y lo van a respetar!

Los asesinos cumplían órdenes de no dejar guerrillero con vida.

Así, a la mañana siguiente eran asesinados el Che,  Willy y el peruano Juan Pablo Chang-Navarro (El Chino) capturado poco después. 

Cada día el Memorial que acoge los restos de esos hombres es visitado por infinidad de turistas y cubanos.

Quien se llegue a Santa Clara no quiere ni puede perderse la oportunidad de rendir su homenaje a tanta valentía.  





41 años de la muerte física del Che

8 10 2008

Ya se cumplen 41 años de la muerte física del Che en Bolivia. Y su figura se multiplica cada año Foto del Chepor un número infinito que lo ha hecho pasar a la eternidad como el ejemplo del hombre que no puede ser superado.

 Pero no voy a detenerme en ello. Solo quiero comentar la noticia que corrió por el mundo a punto de cumplirse el 40 aniversario de este hecho: Mario Terán, el hombre a quien se encargó disparar contra el Che, había sido intervenido quirúrgicamente de cataratas por médicos cubanos que colaboran con la nación andina, en un hospital donado por esta Isla caribeña.

 El periódico Granma daba cuenta del acontecimiento con el título Che vuelve a ganar otro combate. El hijo de Terán, expresaba el articulista, había acudido al periódico santacruceño El Deber con la solicitud de que se le publicara una nota de agradecimiento a los galenos cubanos, que habían devuelto la visión a su padre.

Entonces me preguntaba si el asesino del Che podría entender que estaba recibiendo los frutos que este sembró, si a esas alturas podría medir la dimensión exacta del hombre a quien disparó. Si así fuera, bien amarga debió ser su existencia a partir de su disparo fatal.

Cuentan que en la escuelita de La Higuera aún se conserva la silla en la que estaría sentado el Guerrillero Heroico cuando este sargento boliviano entró a matarlo. No pudo hacerlo en el primer intento; la mirada de aquel hombre herido y atado fue demasiado para él. El sargento Terán halló mucho brillo en los ojos del Che, lo vio grande, como si se abalanzara sobre él.  En tanto, otros dos sargentos disparaban entonces contra los guerrilleros Willy (boliviano) y El Chino (peruano).

 Mario Terán necesitó de más bebida y promesas para cumplir la orden.  Aún así sus manos temblaron. Sus jefes tuvieron que conminarlo a que lo hiciera. Luego, estos lo remataron.

 Lo que aconteció después ha sido suficientemente divulgado. (Oslaida Monteagudo)





Entrañable presencia

18 06 2008

 Hace solo unos días, el 14 de junio, el Che habría cumplido sus 80 años. A propósito, les traigo la letra de la canción-guajira de Carlos Puebla, que tan bien define los sentimientos hacia el Guerrillero de América.


estatua-che

 

 

 

 

 

Hasta Siempre
(guajira)

Aprendimos a quererte,
Desde la histórica altura,
Donde el sol de tu bravura
Le puso cerco a la muerte.

Aquí se queda la clara,
La entrañable transparencia
De tu querida presencia,
Comandante Che Guevara.

Tu mano gloriosa y fuerte
sobre la historia dispara,
cuando todo Santa Clara
Se despierta para verte.

Aquí se queda la clara,
La entrañable transparencia
De tu querida presencia,
Comandante Che Guevara.

Vienes quemando la brisa
con soles de primavera
para plantar la bandera
con la luz de tu sonrisa

Aquí se queda la clara,
La entrañable transparencia
De tu querida presencia,
Comandante Che Guevara.

Tu amor revolucionario
te conduce a nueva empresa,
donde espera la firmeza
de tu brazo libertario.

Aquí se queda la clara,
La entrañable transparencia
De tu querida presencia,
Comandante Che Guevara.

Seguiremos adelante
como junto a ti seguimos
y con Fidel te decimos :
«¡Hasta siempre Comandante!»

Aquí se queda la clara,
La entrañable transparencia
De tu querida presencia,
Comandante Che Guevara





Hasta la victoria siempre, Che querido

4 06 2008

che(Carta de Haydée Santamaría al Che Guevara, escrita después del asesinato del Che en Bolivia)

 Che: ¿dónde te puedo escribir? Me dirás que a cualquier parte, a un minero boliviano, a una madre peruana, al guerrillero que está o no está pero estará. Todo esto lo sé, Che, tú mismo

santamaria

me lo enseñaste, y además esta carta no sería para ti. Cómo decirte que nunca había llorado tanto desde la noche en que mataron a Frank, y eso que esta vez no lo creía. Todos estaban seguros, y yo decía: no es posible, una bala no puede terminar el infinito, Fidel y tú tienen que vivir, si ustedes no viven, cómo vivir. Hace catorce años veo morir a seres tan inmensamente queridos, que hoy me siento cansada de vivir, creo que ya he vivido demasiado, el sol no lo veo tan bello, la palma, no siento placer en verla; a veces, como ahora, a pesar de gustarme tanto la vida, que por esas dos cosas vale la pena abrir los ojos cada mañana, siento deseos de tenerlos cerrados como ellos, como tú.

Cómo puede ser cierto, este continente no merece eso; con tus ojos abiertos, América Latina tenía su camino pronto. Che, lo único que pudo consolarme es haber ido, pero no fui, junto a Fidel estoy, he hecho siempre lo que él desee que yo haga. ¿Te acuerdas?, me lo prometiste en la Sierra, me dijiste: no extrañarás el café, tendremos mate.

Lee el resto de esta entrada »