La novia de Frank País fue eso y más

29 09 2014

Hermosa historia de amor entre sí y pasión revolucionaria de dos jóvenes en el fragor de la lucha clandestina en Cuba contra el dictador Fulgencio Batista en los años 50.

 

América Domitro, la novia de Frank País.

América Domitro, la novia de Frank País.

En exclusiva para Cubadebate, el Contralmirante (R) José Luis Cuza Téllez de Girón, compañero de Frank País, comparte este relato acerca de la vida de quien sería una combatiente de la Revolución Cubana y uno de los grandes amores del líder del Movimiento 26 de Julio en Santiago de Cuba: América Domitro.

Cuando estuvo junto a Léster Rodríguez escondido en la casa de Santa Rosa y Reloj, Frank País se subía a la azotea porque le había pedido a ella que se parara en la esquina de Reloj y Princesa para verla desde lejos. Ella seguía cómplice sus instrucciones, ignoraba desde dónde él la miraba, pero sabía que le daba así una pequeña –pero sublime– satisfacción amorosa.

Era América Domitro Terlebauca, y como ya la dictadura la conocía bien, el Frank clandestino solo podía ver a su novia con prismáticos desde sus escondites.

La familia Domitro Terlebauca, de origen rumano y vinculada a las ideas de la Revolución de Octubre de 1917, salió de Ucrania rumbo a la Isla de Cuba a principios de 1931. Parten con tres de sus cuatro hijos, Atanasio, María y Taras. Llegan por el puerto de La Habana y se instalan en Guanabacoa, donde el 25 de noviembre de 1935 nacerá América.

Vivieron además en Isla de Pinos, Camagüey y Holguín. En 1951 se trasladaron a Florida, Camagüey y de ahí deben trasladarse para el poblado de San Luis, Oriente: la belleza de la jovencita América la ha convertido en la Reina del Liceo de la localidad y el Senador Fulgencio Batista, presente en los carnavales del pueblo, requiere su presencia con dos secuaces que van a buscarla a su casa. Al negarse América a rendirle pleitesía, su familia es amenazada, de forma que tienen que abandonar el pueblo.

“Si fuera Eduardo Chibás quien requiriera mi presencia, sí acudiría a saludarlo”, había dicho la muchacha.

En San Luis, Iván (Juan) Domitro, padre de la familia, hace valer enseguida su especialidad y monta una fábrica de embutidos. Sus dos hijos varones laborarán con él. Allí también permanecen poco tiempo, pues el vínculo con las ideas que trae de su país natal motiva la identificación de la familia con los asaltantes a los cuarteles “Guillermo Moncada” y “Carlos Manuel de Céspedes” el 26 de julio de 1953.

América sufre aquí su primera prisión por una denuncia del teniente Jesús Sosa Blanco, ya que ella es amiga de un joven de apellido Canetti, militante del Partido Socialista Popular.

Buscando acercarse a Santiago de Cuba, capital de la entonces provincia de Oriente, la familia se muda para El Caney, donde Iván nuevamente monta una fábrica de embutidos, a la que denomina “Empacadora Siboney”.

Es asiduo visitante del Caney el joven maestro de la religión Bautista, Frank País García, quien imparte docencia en la Escuela Bautista. Toca el piano en la Iglesia y ameniza las fiestas que organiza el Pastor Eliseo con los jóvenes del poblado. En esos días Frank está noviando con la linda joven Ruth Jordan.

Con el Golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 han comenzado las labores insurreccionales de Frank, quien ya en ese propio año en unión con Pepito Tey, su hermano Agustín, Armando Colomé, Pachungo Fernández Montes de Oca, Pedro García Lupíañez, y otros estudiantes de la Escuela Normal para maestros, crea el Bloque Revolucionario Estudiantil Normalista (BREN). Por entonces explora las intensiones de las organizaciones insurreccionales Acción Libertadora y la Triple A.

Con Tey, Félix Pena, Agustín y Josue, Eduardo Yasells, Andrés Rosendo Ojeda, Colomé, Guillermo Maulán, Arsenio Stable y otros crea la organización clandestina “Decisión Guiteras” en mayo de 1953. Posteriormente establece contactos con el Movimiento de la Nación del Profesor de la Universidad de La Habana, Dr. Rafael García Bárcenas, a través de Rafael Duharric, Jorge Ibarra, Nilsa Espín, Rafael Rivero Pupo y finalmente con el joven abogado Armando Hart, durante su visita a Santiago de Cuba en enero de 1954, y el Dr. Faustino Pérez en la Habana.

En sus viajes semanales al Caney, Frank ha cultivado amistad con los jóvenes de la zona, los Jordan, Roberto Lámelas, Armando Colomé, Chichito, Graciela y Mirta Aguiar, Amador Ramos, Francis Martínez Hinojosa, y otros como Taras Domitro, joven muy serio y responsable que trabaja con su padre en la fábrica de embutidos y como los anteriormente mencionados, rechaza la dictadura implantada por el general Fulgencio Batista, por lo que todos se van incorporando a la lucha contra ella.

A finales de 1954 Frank, junto con sus más decididos compañeros, crea Acción Revolucionaria Oriental (ARO) para la lucha insurreccional.

En 1955 Frank conoce a América, la hermana de su amigo y compañero de ideales. Atraído por su belleza y sus condiciones personales, rompe con sus relaciones amorosas y le confiesa a su buen amigo Taras lo que siente por su hermana. Los principios de la amistad de Frank hacen que la relación personal y revolucionaria entre ambos amigos se estrechen aun más. Taras, en sus tareas revolucionarias, sería su chofer, su escolta, su lugarteniente y en 1957 el cuartel maestre nacional del Movimiento Revolucionario 26 de Julio.

A finales de ese año América y Frank formalizan su noviazgo y el 24 de febrero de 1956 él le regala un anillo de compromiso. Ella no sólo sería su compañera en el amor, sino también de ideales en la Revolución. Participa activamente en las tareas insurreccionales de las organizaciones revolucionarias que él fuera creando a medida que se recrudecía y extendía la lucha contra la dictadura. En muchas ocasiones fue la militante que lo acompañara a encuentros con los distintos jefes de grupos para la organización de acciones insurreccionales.

En las reuniones en el Subway del Edificio Aguilera entraban como dos enamorados y, una vez dentro, Frank iba reuniéndose con los jefes de grupos citados allí con la protección del combatiente clandestino Chano Duarte, trabajador de esa cafetería.

América participó en la organización del levantamiento del 30 de noviembre de 1956. A su cargo estuvo el traslado de las armas y uniformes. Y luego del desembarco de los expedicionarios del yate Granma con Fidel Castro al frente, fue de las muchachas que, junto a Vilma, Asela de los Santos, Graciela y Mirta Aguiar y los compañeros Luis Felipe Rosell, Juan José Otero, Alfonso Bebo Hidalgo, Armando García, Vivero Muñiz, Gerardo Rivas y otros, transportaron para la casa de los esposos Hortensia Torres, Tata, y Felipe Guerra Matos, Guerrita, en Manzanillo, a los jóvenes revolucionarios que integrarían el primer refuerzo enviado por Frank País al naciente Ejército Revolucionario del 26 de Julio, que ya combatía en las montañas de la Sierra Maestra.

América transportó a los dos primeros, Jorge Sotús Romero y Alberto Vázquez García, Vazquecito, jefe y segundo jefe del contingente respectivamente, y después a Félix Pena Díaz, José Quiala, Luis Argelio González Pantoja, Pepín Lupíañez Reinlein, a su hermano Taras y a otros combatientes. Con mucha serenidad lograba burlar los registros de las postas del ejército de la dictadura en la carretera de Santiago de Cuba a Manzanillo, mientras conducía preciadas cargas de la Revolución.

En un gran marabuzal de la finca La Rosalía, a unos 10 kilómetros de Manzanillo, a partir del 26 de febrero Celia Sánchez, Guerra Matos y René Llópiz fueron concentrando a los cincuenta revolucionarios que Fidel le había solicitado a Frank en la reunión de la Dirección Nacional del 26 de Julio en la Sierra Maestra el 17 de febrero de 1957. La labor desarrollada por la organización clandestina de Santiago de Cuba, Guantánamo y Manzanillo fue extraordinaria. Todos los jóvenes fueron armados, uniformados, avituallados para la guerra irregular en las montañas. Iban, sobre todo, con una alta moral combativa que les inculcó Frank País con su ejemplo personal y, junto a él, América Domitro.

El 9 de marzo de 1957, Frank País es apresado en la Avenida Yarayó, Santiago de Cuba. La Dirección del 26 de Julio y la Resistencia Cívica inmediatamente se movilizaron para denunciar por la radio y la prensa la desaparición del dirigente estudiantil Frank País García. La noticia fue publicada oportunamente en el diario vespertino santiaguero “Oriente” gracias a las gestiones realizadas por América y Graciela Aguilar. La rápida movilización evitó que lo asesinaran, pues ya había sido trasladado con esa intención para el cuartel de Melgarejo, en las afueras de la ciudad.

América, en compañía de Doña Rosario (madre de los tres hermanos País García) y Graciela, se entrevistó con el jefe del regimiento 1 de la Guardia Rural, general Díaz Tamayo, y el 11 de marzo logran ver al prisionero confinado en los calabozos del cuartel Moncada. Es a ella a quien él le trasmite la orden a su segundo al mando, Carlos Iglesias Fonseca, Nicaragua, de que se continúe sin alteración el plan de envío del contingente de revolucionarios para la Sierra Maestra.

Luego América participa no sólo en la atención a Frank en la cárcel de Boniato, sino que, como integrante de las células de apoyo y atención a los revolucionarios presos y sus familiares dirigida por Félix Rodríguez Pérez, no cesó de cumplir tareas insurreccionales.

Su foto junto a Frank y Doña Rosario en el juicio por la Causa 67 de 1957 contra los participantes en el alzamiento nacional del 30 de noviembre de 1956 y los expedicionarios del yate Granma capturados, es símbolo de amor y compenetración. Su bella figura y su dulce rostro junto al dirigente son la viva representación de la limpia y juvenil revolución que se realizaba para darle al pueblo cubano una patria nueva y feliz.

 

América Domitro y Doña Rosario García junto a Frank País.

América Domitro y Doña Rosario García junto a Frank País.

El 9 de marzo, al ser detenido, Frank portaba una pistola Star con unas bellas cachas. Uno de los integrantes de los dos carros patrulleros que lo apresaron se robó la pistola, por lo que a pesar de que los servicios de inteligencia de la dictadura conocían que era un importante jefe de la lucha revolucionaria y que posiblemente había estado al frente del alzamiento del 30 de noviembre en Santiago de Cuba, debieron absolverlo por falta de pruebas en su contra. Todo indicaba que, una vez en las calles de su Santiago querido, la dictadura trataría de asesinarlo, por ello inmediatamente pasó a la más completa clandestinidad.

Como ambos jóvenes deseaban formar una familia y sus deberes patrios les ponían obstáculos, en esos días de visiones en la distancia habían acordado por teléfono contraer matrimonio en la clandestinidad. Por eso, la tarde nefasta del 30 de julio de 1957, América se encontraba en la tienda “El Louvre” comprando algunas prendas para su ajuar de matrimonio, en compañía de su amiga Graciela Aguilar, cuando sintieron una balacera no lejana. Pensando lo peor se dirigieron a las calles San Germán y Corona, donde se unieron con Doña Rosario, quién había oído por la radio de la muerte de su hijo mayor. Josué, el más pequeño, había caído combatiendo el 30 de junio: exactamente un mes antes.

El teniente coronel José María Salas Cañizares y su pandilla de asesinos se habían ensañado con Frank y su fiel compañero Raúl Pujol Arencibia. Habían descargado en ellos todo su odio por los seres humanos: 22 impactos de balas tenía el cuerpo de Frank; 36 perforaciones que después en el necrocomio, junto a la valerosa madre, América, Graciela, Marinita Malleuve y el buen amigo Corona se dieron a la tarea de taponar.

Tras la muerte de Frank País

Todo el pueblo de Santiago de Cuba se había volcado a las calles y el 31 de julio, en combativa manifestación de miles y miles de personas, Frank y Raúl fueron acompañados a sus últimas moradas no con llantos, sino con la multitudinaria decisión de acabar con la dictadura asesina y ladrona de Fulgencio Batista.

Después del alevoso asesinato de Frank, América es enviada a La Habana por orden de la Dirección del 26 de Julio. En la capital de la República trabajo bajo las órdenes de Faustino Pérez, Coordinador Nacional del 26 de Julio. Cumplió variadas misiones siendo sus compañeros en la lucha clandestina Marcelo Salado, Oscar Lucero, Arnold Rodríguez, Manolito Suzarte, Agustín Navarrete, Virginia Amador, Emiliano Corrales y otros valerosos combatientes clandestinos.

Cuando un comando del 26 de Julio secuestró al campeón mundial de automovilismo, Juan Manuel Fangio el 23 de febrero de 1958 en La Habana, la primera escala del recorrido fue en la casa de Manuel Uziel en calle 22 No. 1060, Vedado. Allí Fangio pudo ver el sacrificio que estaba haciendo la juventud cubana por la liberación de su patria cuando conversó con el joven ingeniero Ramón García Gutiérrez, quemado al explotarle un lanzallamas rústico fabricado por él, el ingeniero Federico Belloch y el joven Antonio Samitier, quien falleciera en la prueba del equipo en la zona de Managua, sur de La Habana. Allí cuidando al herido estaban América y Emma Montenegro.

En la Clínica Modelo del Cotorro, propiedad del Dr. Rafael Martorell, continuó velando por el combatiente Ramonín García hasta su total restablecimiento y reincorporación a la lucha clandestina en La Habana.

En marzo de 1958 viaja clandestinamente a Santiago de Cuba por el fallecimiento de parto de su hermana Mirtha, de tan solo 22 años. Su viaje es aprovechado por la Dirección Nacional para enviar información a la Dirección en Santiago de Cuba sobre los preparativos para la Huelga Nacional.

De regreso a La Habana participó en la Huelga del 9 de abril y luego, junto a Thelma Bornot, realizó el chequeo del asesino coronel Esteban Ventura con el objetivo de realizarle un atentado durante sus viajes por la carretera del Rincón a Bejucal con destino a su finca de recreo “El Rosario” al sur de La Habana.

El 18 de julio América es apresada junto al matrimonio de Angélica Vallejo y José Balado, Pedro Moreno y Ramón García Gutiérrez por fuerzas represivas bajo el mando del teniente coronel Orlando Carratalá, en ocasión de ser asaltada la casa clandestina en la calle Ayesterán No. 569 apartamento 11, donde les ocuparon granadas, municiones y dinamita.

Durante su cautiverio sufre torturas y vejaciones y es tratada de sobornar por los coroneles Pilar García y Esteban Ventura, quienes le ofrecen su libertad a base de delaciones. “Ahora llama a Frank País para que te defienda”, le dijo el coronel Ventura Novo, a lo que America rápidamente le respondió: “A Frank lo mataron ustedes, pero aun después de muerto ustedes le tienen miedo, cobardes”.

A ella y a Angélica Vallejo las manda a amedrentar por la zona del Laguito, lugar de aparición de múltiples revolucionarios asesinados. Ante la valiente actitud de ambas jóvenes fueron despojadas de sus ropas, amarradas a árboles y brutalmente golpeadas. ¡Nada pudo resquebrajar la entereza y dignidad de ambas hermanas de ideales patrios!

El 29 de julio la conducen al Buró de investigaciones donde es oficialmente fichada por “el delito contra los Poderes del Estado, cómplice en la ocupación de armas y accesorios bélicos en tres lugares de esta Capital”. En “Estado civil” hacen constar: “Novia de Frank País”.

Cumple prisión en la cárcel de Mantilla junto a sus compañeras capturadas en la calle Ayesterán y otros lugares de La Habana. Allí conoce a la valerosa revolucionaria guantanamera Elia Frómeta, de quien tenía ya referencias por haber sido el otro gran amor de Frank, durante su etapa de estudiante normalista en Santiago de Cuba.

Al salir de prisión con libertad provisional el 19 de noviembre tomó un avión comercial para Santiago de Cuba, usando documentación preparada por la organización clandestina del 26 de Julio y totalmente transformada: su cabello rubio teñido de negro y recogido en la nuca, cejas negras y gruesas, con algodones dentro de la boca provocando desfiguración de su lindo rostro. Logra no ser identificada por los controles de los servicios de inteligencia militar de la dictadura en los aeropuertos de La Habana y Santiago de Cuba, a pesar de estar fichada nacionalmente.

De Santiago de Cuba es trasladada por la organización clandestina al Segundo Frente Oriental “Frank País”, donde es recibida por sus compañeros en la clandestinidad y ahora en el Ejército Rebelde Miriam Cuza Cala y Carlos Aldana Suárez, quienes la conducen hasta la Comandancia donde la recibirán con alegría Vilma, el Comandante Raúl Castro y demás compañeros del Frente.

El Segundo Frente Oriental “Frank País” se honró con su presencia.

Al triunfo de la Revolución desempeñó diversos cargos en el Departamento de Divulgación del Ministerio de Defensa y Asuntos Generales del Ministerio de Relaciones Exteriores, junto a Raúl Roa García. El 13 de noviembre de 1960 contrajo matrimonio con su valeroso y querido compañero de la lucha clandestina en La Habana, Ramón García Gutiérrez, Ramonín.

En abril de 1961, durante los días del desembarco mercenario por Playa Girón, su delicado estado de salud motivó que fuera atendida en la Clínica Modelo en el Cotorro. Mientras descansaba en el portal de la clínica unos miserables contrarrevolucionarios le hicieron un atentado. Fue herida de dos disparos, uno a sedal en el rostro y el otro en el hombro derecho con salida por el omóplato, por lo que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente durante cinco horas. Perdió por esta causa su primer embarazo.

El 6 de agosto de 1963 nació su hija Diana García Domitro. A partir de entonces, América se dedicó a la atención de su familia hasta que falleció a los 35 años de edad el 3 de marzo de 1971, herida por una salud quebrantada por los azares de la lucha clandestina, las torturas y prisiones: todo el precio que estuvo dispuesta a pagar por una patria libre.

América Domitro Terlebauca fue, además del gran amor de Frank País García, una heroica, ejemplar y extraordinaria combatiente por la Revolución cubana.

Testimonio del Contralmirante ® José Luis Cuza Téllez de Girón. Capitán del ER, jefe de la Compañía B “Pedro Sotto Alba”, Columna 19 “José Tey”, Segundo Frente Oriental “Frank País”.
20 de septiembre de 2014. La Habana.La novia de Frank País, fue eso y más.

Fuente: http://www.cubadebate.cu/especiales/

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: