El Mejunje. Cumplir años para volver a empezar

1 02 2012

El Mejunje santaclareño es una institución ya emblemática en toda Cuba.
Situado justo al centro de la Isla, en la Santa Clara del Che, este centro cultural ha dejado una profunda huella en muchos cubanos, en especial, en quienes vivimos en esta ciudad. Todos somos deudores de quienes concibieron la maravillosa idea de su creación, particularmente de Ramón Silverio, su director y artífice. Sí, porque allí todos hemos sido felices alguna vez; ya sea porque un espectáculo infantil nos volvió pequeños y juguetones como nuestros niños, o porque, dada la diversidad artística que promueve El Mejunje, asistimos a una obra teatral, a bailar o escuchar música en una de sus variadas peñas. En ese lugar existe un espacio para todos: niños, adultos, personas de distinta orientación sexual, en fin, para los gustos más diversos.
El cumpleaños de la institución tenía que corresponderse, pues, con las características mejunjeras. Veamos este trabajo del santaclareño Alexis Castañeda Pérez de Alejo acerca del tema.

El Mejunje santaclareño.

Por Alexis Castañeda Pérez de Alejo

De apoteosis puede calificarse la celebración del 28 aniversario de El Mejunje. Tal vez parezca un término tremendista pero los testigos presenciales damos fe de ello.

El propósito era celebrar el cumpleaños de una manera distinta y atrayente, para ello se convocó La ruta de El Mejunje, una cita para todos aquellos que habían pasado, al menos una vez por este sitio y guardado en su corazón como un día extraordinario.

La célebre institución de Marta Abreu no. 12 amaneció temprano y reluciente, los niños fueron los primeros agasajados pues disfrutaron de importantes propuestas traídas por agrupaciones participantes en el 20 Festival de Teatro de pequeño formato. También llegaron vecinos, conocidos y hasta desconocidos interesados en felicitar a los mejunjeros por su onomástico.

A las dos de la tarde salió una procesión variopinta a recorrer algunos sitios donde estuvo antes El Mejunje en su asaeteada deriva por la ciudad. El Guiñol de Santa Clara fue la primera parada pues es el lugar donde nació esta «fiesta innombrable». Aquí pudimos ver las dos primeras obras que inauguraron El Mejunje hace 28 años y que aún se mantienen en el repertorio de sus creadores: El majá y la jutía, de Allán Alfonso y Cativo, representada por Nelson Águila. Fue muy emotivo no solo recordar sino sobre todo apreciar la maestría mantenida por estos dos viejos actores.

Luego marchamos hasta la antigua escuela Santa Rosalía, detrás del teatro La Caridad, espacio donde El Mejunje empezó a alcanzar mayoría de edad y a trascender. Nos esperaba el joven showman Atocha con un espectáculo fabuloso, acompañado de bailarines de la compañía folclórica Oché y la temperamental intérprete Lucía Labastida.

Al volver a la sede ya estaba lista la plataforma erigida en plena calle y Anet Carranza afinaba su sonora Ananqué, momento que fue propicio para inaugurar la exposición El Mejunje que vuelve. Esbozos de la memoria, un bosquejo por la trayectoria de la institución a través de documentos, fotos y otros portadores de información, que prueban cuan grande, sacrificada, pero también fructífera, ha sido la historia acumulada, los acordes de la Orquesta de Cámara de Villa Clara le dieron realce a la ocasión. Una vez suelta la Ananqué de la Carranza fue acudiendo más público y colmándose el amplio espacio. Mientras, en el patio, grupos de jóvenes disfrutaban de los encuentros y escuchaban otros estilos musicales preferidos.

Ya de noche Silverio subió a la plataforma acompañado de una legendaria figura del transformismo, Samantha, y juntos comenzaron a animar la revista de talentos que se estiraría hasta bien entrada la madrugada.

La Trovuntivitis tuvo su parte con La casa, tema dedicado a El Mejunje y cantado entre todos, algunos trovadores hicieron lo suyo como solistas y fueron levantando los ánimos y sumando adeptos. Después vendrían otros artistas que tiene espacios habituales como el bolerista José Vizcaíno, el carismático intérprete Juan Campos, Lucía Labastida, el rapero Tito Corona, la banda de rock Adictox, los jóvenes soneros de Cubanía son…entre uno y otros se presentaban estrellas del transformismo como Ángela Nefer y Sulema de Prado. Ya de madrugada el numeroso público todavía bailaba con el pegajoso ritmo de la orquesta de Alejandro y su Ónix.

Todavía se reciben en El Mejunje felicitaciones por el cumpleaños, y congratulaciones y comentarios elogiosos por lo ocurrido en plena calle Marta Abreu la noche del 26. Todos coinciden en calificarla como la fiesta más inclusiva y diversa ocurrida en años por estas tierras, pero sobre todo destacan el alto nivel cualitativo de su propuesta cultural, pues sin dudas, por allí pasó buena parte del talento artístico de la provincia, comprometido a voluntad, sin ganancias económicas mediante, a ofrecer lo mejor de sus sensibilidades.

Es evidente que cumplir años con el—y en el—Mejunje no es conmemorar un tiempo que pasa, sino renovarse los brios para empezar de nuevo.

Fuente: Portal Cubarte http://www.cenit.cult.cu/pageshower.php?id=2004


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: