Día de los Padres: El padre es más que simiente

19 06 2011

 

nené en manos de papá

 

Jamás he aprobado esa frase que expresa que madre hay una sola y que padre es cualquiera; un padre no es en modo alguno aquel que solo aporta la simiente. No tengo duda alguna de que son más los entregados, preocupados hasta el extremo por sus críos; pienso que en el plano familiar es más frecuente que sea el padre quien se exceda en complacer a los chicos, y en eso de dar una educación esmerada se les ve presentes en las reuniones de padres en las escuelas, en el campo deportivo alentando y en cuanta actividad sirva a la formación correcta de sus muchachos.

Yo, que lo perdí tan temprano, apenas lo conocí. Por lo que coincido totalmente con quien expresó:

No me cabe concebir ninguna necesidad tan importante durante la infancia de una persona que la necesidad de sentirse protegido por un padre”, porque sentí su ausencia durante toda mi infancia y aún hoy sigo empeñada en querer tenerlo, aunque sea solo para devolverle las tantas caricias que en ese primer año de mi vida me dio hasta su desaparición.  

 Debieron ser esas las razones que tuvo Sonora Smart Dott cuando inició una incansable campaña dirigida a celebrar el Día de los Padres un 19 de junio, día en que cumplía años su progenitor, un veterano de la guerra civil norteamericana, viudo y con seis hijos, a los que crió y mimó en un doble rol de madre y padre.  De dice que ello marca el origen de esta celebración. Así que para ellos: padres, abuelos, tíos, hermanos mayores, padrastros… este poema:

 

                                        Con un hijo bajo el brazo

 

 


Cuando venga tu padre…
Inútil amenaza,
tú seguirás jugando,
y romperás los vidrios, si quiere el pelotazo,
y harás mal los deberes,
si asciende por tu mente, airoso y desplegado,
tu sueño en barrilete.
-Cuando venga tu padre…
Mas tu padre comprende,
y escuchará los cargos fingiéndose enojado,
hasta que tú te alejes.
Después,
dirá en voz baja,
que así como ésta tuya, fue traviesa su infancia.
Y en tendido descanso, desandará dichoso
los ojos entornados,
los días de “rabona”, los juegos en tejado,
el rostro de la madre
y aquel padre tan hombre que los dejó temprano.
Y sentirá de pronto el terror de perderte,
o de que tu lo pierdas,
y buscará tus pasos,
e irá con tu recuerdo trepando
hasta la rama lejana de aquel árbol,
follaje,
como entonces,
refugio de ese miedo de suelo
de los pájaros.
-Cuando venga tu padre…
y quien llega es un niño
adormecido en hombre,
que en vez de reprenderte, se enternece añorando.

(Matilde Alba Swann, poetisa argentina)

 

 

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: