Sergio Vitier: la sencillez de los grandes

26 01 2011

st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

                                                                          Sergio Vitier

st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

 

Anoche la Televisión Cubana, en especial, el programa Con 2 que se quieran, nos hizo un buen regalo: nos posibilitó acercarnos a la figura de Sergio Vitier,  guitarrista, compositor, concertista, incansable investigador de las raíces y tradiciones que conforman la cultura cubana.

 Un hombre que atesora todo un caudal de conocimientos,   procedente de una familia realmente culta, despojado de aires intelectualoides, que declara con orgullo que no ha cuidado mucho de sus manos, que ha cortado marabú, ha picado caña, chapea en su finca, jugaba pelota,  montaba a caballo, tomaba clases de boxeo con un amigo, que su abuelo se hizo universitario siendo pesador de caña, que ríe con una picardía bien criolla reveladora de una sencillez poco frecuente en personalidad de su talla.

Se me ocurre pensar que quizás sea su amor a la naturaleza, o lo que es igual, su riqueza espiritual, lo que le da esa sensibilidad tan especial que lo convierte en ese gran artista que es.

Con verdadera admiración citó aquella frase del abuelo: Tú estudias todos los días un poco y un día amaneces sabio.

Vitier, como sus antecesores, lleva la poesía en el alma: ama los caballos porque          —dice—, según los poetas árabes, el hombre era un patán, un desastre, hasta que conoció al caballo y se convirtió en caballero. Y ello significa que la historia de la cultura universal no puede explicarse separada del caballo. Original razonamiento.

Este hombre tiene la suerte de tener como compañera a una especie de hada que le ayuda incluso “a desbrozar la confusión mental que me suele acompañar desde que nací”. Una mujer “muy bonita, porque tampoco vas a andar con un adefesio como para respetar los años, los hijos, ni nada de eso y aquí está mirándome y riéndose. A lo mejor llora un poco”.

Finaliza Amaury la entrevista: en su música resalta por encima de todo la cubanía, y le pide una definición de Cuba vinculada a la música. Y he aquí la respuesta:

“No vinculada a la música solamente, es que Cuba es mi pasión, no puedo decirte más nada. Mi pasión es Cuba; mi gran pasión. Tengo otras, pero mi gran pasión es Cuba. La patria, como decía mi padre, es un misterio. No se puede definir la patria como decir, es tal cosa, es tal otra como tú defines una ecuación matemática. Pero ese misterio me ha invadido, ha inundado toda mi vida.”


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: