Decisivo paso para dar fin a las restricciones de viaje a Cuba

2 07 2010

(Tomado de CubaDebate)

foto Andrés GómezPor Andrés Gómez, director de Areítodigital
Miami.- El pasado miércoles, 30 junio, el Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes federal aprobó por un voto de 25 a 20 un proyecto de ley que terminaría con las restricciones de viaje a Cuba para todos los ciudadanos y residentes legales de Estados Unidos así como que facilitaría el pago de los productos que las corporaciones estadounidenses venden a Cuba.
El proyecto de ley, H.R. 4645, Travel Restriction Reform and Export Enhancement Act, (Ley de Reforma de Viaje y Aumento de Exportaciones), es el más reciente de las versiones de los proyectos de ley presentados en ambas cámaras del Congreso para dar fin a todas las restricciones de viaje a Cuba.
Lo novedoso de este proyecto de ley, presentado a principio del año en curso, es que incluye facilitar el pago de los productos vendidos por corporaciones estadounidenses a Cuba además de restituir el derecho de viaje, en este caso a Cuba, a todos los ciudadanos y residentes legales estadounidenses. Juntándose, así, fuerzas en el Congreso que persiguen un mismo fin: cambiar sustancialmente la actual política en relación a Cuba.
Según el procedimiento congresional, este proyecto de ley ya aprobado por el correspondiente comité, en este caso el Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes, pasará a su consideración y voto en el pleno de la Cámara. De acuerdo a lo previsto el pleno de la Cámara podría considerar y votar sobre este proyecto de ley durante este mes de julio, después que los miembros del Congreso regresen a Washington del receso por el 4 de Julio.
También en el Senado existe un proyecto de ley, S3112, de igual nombre que el aprobado por el Comité de Agricultura de la Cámara, presentado por la senadora por el estado de Minnesota, Amy Klobucher, en marzo de este año y que se encuentra bajo la consideración del Comité de Relaciones Exteriores del Senado. Este proyecto de ley en el Senado tiene no sólo igual nombre que el de la Cámara sino también igual texto, y así se hace para evitar complicaciones entre proyectos de ley que tratan iguales cuestiones. De ser considerado y aprobado por el Comité de Relaciones Exteriores, la votación por el pleno del Senado se espera que ocurra antes de las elecciones congresionales de noviembre próximo.

 
De ser aprobado por ambas cámaras del Congreso pasaría a la consideración del Presidente que si no lo vetara se convertiría entonces en ley.
La aprobación de este proyecto de ley que restituye el derecho de viaje a Cuba a todos los ciudadanos y residentes legales estadounidenses es un decisivo primer paso en un tortuoso y difícil proceso congresional. Enfrentándolo están las fuerzas de la reacción que cuentan con muchísimo dinero para comprar a los no comprometidos y afianzar a viejos aliados, como también cuentan con la retórica y demás recursos de la turbia legitimidad de cincuenta años de la actual política estadounidense de agresión permanente en contra del pueblo de Cuba.
Ésta es una lucha política titánica porque lo que realmente está en juego no es solamente la restitución de los derechos de viaje y el facilitar la venta de productos a Cuba sino la permanencia de la actual política en contra de Cuba. El fin de las restricciones de viaje a Cuba a todos los estadounidenses y a los residentes legales en este país señalaría el principio del fin de la política de Bloqueo por parte de los gobiernos norteamericanos en contra del pueblo cubano. Y todos los que estamos envueltos en estos asuntos estamos plenamente conscientes de ello.
Entre las instituciones que apoyan estas iniciativas congresionales se encuentran: U.S. Chamber of Commerce (Cámara de Comercio de los Estados Unidos), National Farmers Union (Unión Nacional de Agricultores), U.S. Conference of Catholic Bishops (Conferencia Nacional de Estados Unidos de Obispos Católicos), National Council of Churches USA, (Consejo Nacional de Iglesias de Estados Unidos), y otras muchas importantes asociaciones nacionales y regionales de agricultores y productores norteamericanos, así como otras muchas organizaciones religiosas y de derechos humanos y civiles.
Muchos son los que en todo el país y en nuestra emigración cubana a través de largos años se han dedicado a dar fin a una cruel política que atenta contra la paz, el bienestar y las libertades del pueblo cubano.
En este primer artículo que retoma el tratamiento sobre estos asuntos no puedo dejar de reconocer el arduo trabajo realizado a través de los años por aquellos que en Washington D.C. han trabajado diligentemente para lograr este primer feliz resultado y los posibles subsiguientes éxitos en este vital empeño como son: Mavis Anderson, Directiva del Latin American Working Group, Geoff Thale, Director de Programa del Washington Office on Latin America, y Sarah Stephens, Directora Ejecutiva del Center for Democracy in the Americas.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: